miércoles, 6 de febrero de 2008

Días de colores.


Pensé que iba a pasar un carnaval frustrado.
Desafortunadamente, el clima no fue un aliado para cumplir mis planes de viajar a Oruro, pero bueno, será otro año.

Si bien el viaje me hacía mucha ilusión, teníamos el cronograma relativamente planeado y allá una rave nos esperaba, pero mirando el panorama desde mi “yo positiva” (esa a las que pocas veces le doy bola), recordé que nunca la había pasado mal en carnaval aquí.

Así fue como lancé mi manifiesto carnavalero:

“De todas formas la voy a pasar en grande aquí y nadie me va a detener!”.

Finalizando la frase miré de reojo a mamá, que seguramente recordó anteriores carnavales y empezó a ponerse nerviosa, como buena hija que soy le advertí: “Ahh no, ni empeces a darme sermones, que desde el día del corso hasta el martes no me ven, hace de cuenta que viaje a Oruro, no existo aquí, en este momento te esta hablando un holograma”.

Pero bien sabía que no iba a escapar de su mano controladora protectora, así que prometí no darle muchos dolores de cabeza.

Lo único que esperaba era que fuese distinto a otros años, y los resultados colmaron mis expectativas.

Aunque también tuve un imprevisto, pero por suerte a mi lado tenía a un Ocurrente y alentador amigo, que no dejó que esto me amargue, unas buenas palabras, dos cocachos, un carajazo y la fiesta continuó por varias horas más, hasta que una señora afligida y medio histérica me pidió volver a casa.

Siempre guardo buenos recuerdos de carnaval y este año no será la excepción, me quedo con mi martes sin resaca, la foto con cara de pelotuda, la esquina Ballivián y René Moreno, mi bata con serigrafía casera, el sueldo diezmado y las horas de alegría en compañía del Curucusí.

3 comentarios:

santiago dijo...

Asi es Carnaval, como sea, siempre se puede encontrar la forma de pasarla como bebe ser...

CUCHITA dijo...

se nota que estuvo dievertido
saludos

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Me alegro, hija adoptiva, sobretodo por eso del martes sin resaca. No es necesario emborracharse hasta perder el conocimiento para pasarla bien no ve?

Un gran abrazo, y mandale de mi parte otro al bicho de luz.